evaluación
  • Plan de Educación
  • Becas Senescyt
  • Noticias

    • Ruta de las Iglesias 2015

      Les entregamos estos TIPS prácticos y que seguramente aún no conocen, con ellos podrán disfrutar al máximo de esta edición de la Ruta de las Iglesias 2015. Además conoce más sobre la protección que les brindamos durante la carrera y otras soluciones de protección que tenemos para ustedes y sus familias.

      Antes de la carrera

      Antes de la Carrera

      Hidrátate: Practica beber y correr al mismo tiempo.  La falta de práctica puede hacer que te ahogues en mitad de la carrera y pierdas valiosos segundos.

      En tu entrenamiento: No es necesario que corras 10 km; si puedes correr 7 km ya estás preparado para el gran día!  En la carrera te vas a asombrar de la energía que se genera al correr con miles de personas.

      No te obsesiones: Pensar las 24 horas del día en la carrera y haciendo cuentas de cuanto correr puede cargarte de ansiedad y jugarte en contra.

      Visita el circuito: Hay quienes gustan de sorprenderse con el circuito el día de la carrera y hay quienes prefieren evitar las sorpresas. Si eres de estos últimos puedes hacer una visita al circuito para saber, por ejemplo, donde hay bajadas o subidas.

      Los 3 días anteriores: No tomes alcohol ni café u otro diurético, pues te harán deshidratar.

      Dormir bien la noche anterior: Las horas de sueño deben valorarlas tanto como las de entrenamiento.

      Invita a tu familia y amigos: Que te alienten durante el recorrido te hará sacar fuerzas!

      Día de la carrera

      Toma un desayuno alto en carbohidratos.  Es aconsejable incluir carbohidratos nutritivos como pan,  arroz, pancakes, galleta de soda, cereal, avena, frutas, y alguna fuente de proteína como huevo, jamón de pavo, mantequilla de maní, queso fresco o leche descremada.

      Almuerza  4 horas antes de la carrera: Puede ser pasta o papas cocidas con atún o arroz con huevo.

      Llega a tiempo a la carrera con tiempo: Ten en cuenta que debes estar en el lugar del evento por lo menos una hora antes de la hora de salida. Parece mucho tiempo pero ten en cuenta que tienes que entrar en calor.

      Hidrátate: Empieza a tomar líquido horas antes de la carrera, bebe lo necesario para saciar tu sed y nada más.

      No estrenes nada: Medias y zapatos nuevos pueden  causar horribles ampollas. El día de la carrera toda tu indumentaria tiene que haber sido probada con anterioridad, mínimo 15 días de uso y entrenamiento.

      Entra en calor: Uno de los errores más comunes que cometen los participantes es el de no calentar antes de la carrera. Piensan que de esta manera ahorran energías. Un trote suave de 8 a 10 minutos hará que puedas disfrutar tu carrera desde el principio y no tengas que sufrir durante los primeros kilómetros por tener el cuerpo frío.

      Durante la carrera

      Al disparo de salida: Sal tranquilo, aunque toda la gente vaya corriendo rápido, lo mejor es correr suave al principio los 3 primeros km y poco a poco ir acelerando el ritmo para cerrar el km final con toda tu fuerza.

      No cortes camino por las esquinas: las carreras de calle se corren por la calle. No por las veredas o aceras. Aunque veas a otros cortar camino por las esquinas no los imites.

      Si te sientes muy cansado camina: nadie te prohíbe caminar. De hecho mucha gente lo hace. De nada sirve llegar trotando y desmayarte al cruzar la meta.

      Hidrátate: no esperes a tener sed para tomar líquido. Bebe sorbos pequeños en forma regular durante todo el recorrido.

      Visualiza la llegada: si estás muy cansado piensa en el momento en el que cruces la meta. Eso te dará fuerzas para seguir.

      Disfruta: estás haciendo algo muy especial. Cada segundo de la carrera merece ser vivido con alegría.

      Al cruzar la meta: Levanta los brazos y sonríe a la cámara!

      Después de la carrera

      Mantente en movimiento: Después de cruzar la línea de meta, resiste a la tentación de parar o sentarte. Muévete lentamente o camina durante uno o dos minutos, respirando profundamente, y deja que todo se relaje, de la cabeza a los pies.

      No te olvides los estiramientos: De lo contrario a las pocas horas te va a doler todo el cuerpo.

      Hidrátate y come un bocado: Toma suficiente líquido. Come algo pequeño, los carbohidratos ayudan a reducir el estrés intenso del ejercicio del tejido oxidativo. Asimismo, fortalece el sistema inmunológico, que pierde fuerza después de un esfuerzo físico que lo ha agotado

      Descansa: durante unos días no hagas entrenamientos fuertes. Sí conviene hacer al día siguiente un trote regenerativo pequeño. Esto es un trote suave de pocos kilómetros que te permitirá recuperarte más rápidamente.

      Planifica tu próxima carrera: está científicamente comprobado que el que conoce la sensación de cruzar una meta no puede dejar de correr.

       

      Descarga una copia digital de la Póliza para la Ruta de las Iglesias 2015

       

    Estamos enviando su mensaje... espere un momento por favor.